Las construcciones modernas están construidas para que sean eficientes a nivel energético, es por ello que comprar una vivienda de obra nueva es una gran inversión, que a largo plazo puede hacerte ahorrar, ya que al consumir menos energía eléctrica se pagará menos cada vez que llegue la factura por consumo.

Entre los diversos proyectos de viviendas se encuentran los de la constructora Castillo Balduz, con más de cuarenta años de experiencia en el sector de la construcción, se caracterizan por construir viviendas de la más alta calidad.

Si vemos entre las diferentes opiniones de Castillo Balduz, encontraremos que sus clientes están completamente felices y satisfechos con sus hogares, y que estos a su vez son energéticamente eficientes.

Solo construcciones con calificación energética tipo A, la más alta calificación que se puede obtener, esto es gracias a que cuentan con una placa termo solar que puede sustentar hasta el 95% de la energía a la vivienda.

De igual manera los edificios tienen incorporado un sistema de ventilación mecánica, que puede controlar la humedad por medio de válvulas higrotérmicas.

Las paredes tienen aislamiento acústico, de esta manera los ruidos que provienen de la calle, como el tráfico, bocinas, entre otros, no molestan a quienes viven en la edificación.

Ventajas de las Viviendas Energéticamente Eficientes

El tener una vivienda que sea eficiente a nivel energético, supone muchas ventajas, además de ayudar a conservar el planeta y proveer de un mejor futuro a nuestros hijos, de esta manera se es más responsable con el medio ambiente.

Y no solo será una vivienda mejor para el entorno, sino que será más saludable para quienes viven en ella, se reduce significativamente el impacto de los gases de efecto invernadero, que tanto afectan la capa de ozono.

Se reducen de manera significativa los gastos de energía en el hogar, disminuyendo así los gastos por concepto de consumo eléctrico, se reduce la dependencia de la energía externa, ya que son viviendas autosustentables que producen la mayor parte de la energía que consumen.

Al producir su propia energía, se tiene una mayor seguridad de abastecimiento energético, se disminuye el consumo de los recursos naturales.

Se reduce el deterioro del medio ambiente, ya que no se deben explotar los recursos naturales para la producción de energía eléctrica, esto a su vez ocasiona un menor daño ambiental y se reduce los niveles de contaminación en el entorno.